Criar en igualdad

criar en igualdad

En una sociedad en la que lo unisex cada vez tiene más visibilidad y donde la igualdad y la inclusión van extendiéndose en todos los ámbitos, sigue siendo necesario que pongamos nuestro granito de arena para continuar mejorando. Criar en igualdad es una tarea que en ocasiones puede resultar ardua debido a los resquicios del pensamiento y acción antiguos, pero que es necesaria para que los seres humanos del futuro puedan disfrutar de una sociedad igualitaria, inclusiva, solidaria y empática.

¿Criar en igualdad o para la igualdad?

Criar para la igualdad es ser consciente de que existen multitud de diferencias, de que la diversidad es buena y que es necesario empezar a fomentar la igualdad desde edades tempranas para lograr un mejor futuro. Si bien, aún nos queda un largo camino para lograr vivir en igualdad; es por ello que criar en igualdad es un tanto complicado. Como criadores y educadores debemos criar para la igualdad y esperar que gracias a nuestras acciones y ejemplo las futuras generaciones puedan criar y vivir en igualdad.

Consejos para criar en igualdad

  1. No diferenciar entre juegos o juguetes: No hay juguetes para niñas o juguetes para niños. Los juguetes no tienen género y, del mismo modo que una niña puede jugar al fútbol y correr o disfrutar construyendo una pista de coches, un niño puede disfrutar bailando o jugando con muñecas y cocinas. Es verdad que tradicionalmente los juegos se enfocaban según el género para preparar a l@s niñ@s desde pequeñ@s para las tareas y roles que deberían desempeñar en el futuro. Pero con la llegada de una nueva era de pensamiento igualitario e inclusivo vemos que estos juegos delimitan en cierto modo las capacidades de quienes los juegan en exclusiva.
  2. Los juegos tradicionalmente destinados a los niños fomentaban el desarrollo de habilidades motoras, espaciales o del pensamiento estratégico y lógico. Mientras que las niñas tenían destinados juegos y juguetes que desarrollaban sus habilidades sociales y afectivas, además de la responsabilidad con el hogar. Sin poder generalizar porque cada persona es única, los juegos tradicionalmente sexistas pueden derivar en encasillar a l@s peques en un determinado rol y reducir el desarrollo de sus propias capacidades.
criar en igualdad

No diferenciar entre juegos o juguetes: No hay juguetes para niñas o juguetes para niños. Los juguetes no tienen género y, del mismo modo que una niña puede jugar al fútbol y correr o disfrutar construyendo una pista de coches, un niño puede disfrutar bailando o jugando con muñecas y cocinas. Es verdad que tradicionalmente los juegos se enfocaban según el género para preparar a l@s niñ@s desde pequeñ@s para las tareas y roles que deberían desempeñar en el futuro. Pero con la llegada de una nueva era de pensamiento igualitario e inclusivo vemos que estos juegos delimitan en cierto modo las capacidades de quienes los juegan en exclusiva.

Los juegos tradicionalmente destinados a los niños fomentaban el desarrollo de habilidades motoras, espaciales o del pensamiento estratégico y lógico. Mientras que las niñas tenían destinados juegos y juguetes que desarrollaban sus habilidades sociales y afectivas, además de la responsabilidad con el hogar. Sin poder generalizar porque cada persona es única, los juegos tradicionalmente sexistas pueden derivar en encasillar a l@s peques en un determinado rol y reducir el desarrollo de sus propias capacidades.

Las emociones son universales: Tod@s tenemos emociones y somos libres de expresarlas sin tener que reprimirlas. Seguro que en algún momento habéis escuchado la clásica frase “Lloras como una niña”. Con comentarios de este tipo estamos creando diferencias en cuanto a la expresión de sentimientos como la pena o la alegría dependiendo de si es un niño o una niña. Al dejar que cada un@ exprese sus emociones desde edades tempranas ayudará a desarrollar una correcta inteligencia emocional y una buena salud mental. Recuerda, las emociones son universales.

CUENTOS PARA EDUCAR SIN ESTEREOTIPOS
6 cuentos para que los y las peques de la casa crezcan libres de estereotipos
14,96 €
  1. Las tareas del hogar son responsabilidad de tod@s: Es verdad que antiguamente el hombre era quien salía a trabajar para mantener a su familia y era la mujer la encargada del cuidado de l@s hij@s y del hogar. Gracias a los avances en la saciedad esta distinción de roles poco a poco se va disipando, aunque nos queda mucho camino por recorrer. Por ello es muy importante criar en igualdad y empezar desde los aspectos más básicos en el hogar: las tareas. Fregar los platos, poner la mesa, cocinar, limpiar los cristales, todas las tareas del hogar deberían ser responsabilidad de tod@ali-juguetes
  2. Enseñar a respetar la diversidad y las diferencias: Las personas somos personas, independientemente de nuestro color de piel, de nuestro género o sexo, de nuestro aspecto o condición, de nuestras ideologías, religiones, gustos o clase social. Es muy importante darle visibilidad desde una edad temprana a las diferencias y diversidades que nutren nuestra sociedad actual. Gracias a ello criaremos a seres humanos con valores tan importantes como la solidaridad, el respeto o la empatía, que lograrán un mundo más igualitario e inclusivo.
DESCUBRE LAS EMOCIONES EL MONSTRUO COLOR
Aprende las emociones en positivo con este juego de mesa basado en el cuento El Monstruo de las emociones.
-33,27 €31,99 €
  1. Fomentar un pensamiento crítico: Hoy en día el acceso a los medios de comunicación es ilimitado. Las redes sociales, las plataformas de contenido y la televisión son una parte muy importante de nuestras vidas. El acceso tan fácil y rápido a una gran cantidad de información implica que l@s más peques tengan acceso a mensajes que no siempre son positivos. Enseñarles a desarrollar un pensamiento crítico favorecerá que toda aquella información que reciban no sea absorbida sin más, si no que la analicen y sepan identificar cuándo un mensaje es negativo.
  2. Dar ejemplo: En la infancia y la adolescencia somos como esponjas que absorben todo lo que les rodea. Por eso es tan importante dar ejemplo y cuidar muy bien nuestras acciones y palabras como criadores y enseñantes.

Criar en igualdad no implica intentar cambiar los gustos de nuestr@s peques. Si a un niño le gustan los juegos con coches y a una niña le gustan las muñecas, no tenemos por qué cambiar nada. Nosotr@s como educadores y criadores tenemos que asegurarnos de no limitar sus opciones y dejar que sus gustos se desarrollen de forma libre y respetuosa. Los niños pueden llevar una camiseta de color rosa con purpurina, pueden jugar a las cocinitas y vestir a muñecas con las mejores galas; del mismo modo que una niña puede mancharse los pantalones yendo en bici, jugar a videojuegos y construir pistas de coches alucinantes.

En conclusión,

De lo que se trata es de criar de forma consciente, conociendo la realidad en la que vivimos y aportando nuestro granito de arena. Así lograremos nuevas generaciones más empáticas y solidarias con tod@s, siendo y dejando ser.

Si tienes cualquier duda o consulta no dudes en dejarnos un comentario, nuestro equipo de profesionales estará encantad@ de ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


tratamiento de la artritis comprar viagra generico Metinels medidas preventivas contra las náuseas.
terapia priligy venta mareo
dolor de garganta leve venta cialis generico sobre la diarrea