¿Cómo preparar a los peques para convertirse en hermanos mayores?

En el momento en que se produce un nuevo embarazo, las mamis y papis contamos con varios meses que podemos aprovechar para pensar cómo queremos informar a nuestros peques de que van a convertirse en hermanos mayores.

Es una noticia que supondrá un cambio muy importante para los peques y que, según su edad, podrán asimilar con mayor o menor facilidad. Cuando el bebé crezca se convertirá en un compañero de juegos con el que disfrutarán muchísimo y compartirán un montón de experiencias positivas. Pero para los niños y niñas pequeñas la llegada de un bebé puede resultar menos atractivo, al descubrir que durante una larga temporada dedicará mucho tiempo a dormir y requerirá de los cuidados constantes de sus mamis y papis que, hasta ese momento en el caso de no haber más peques en casa, era tiempo del que disfrutaban en exclusiva.

Adaptación de los hermanos mayores ante la llegada del bebé

Durante el embarazo

Es recomendable, debido al gran cambio que supone para los peques la llegada de un hermanito o hermanita, no juntarlo con otro cambio importante, como puede ser el comienzo de la escuela infantil o que duerma en su propia habitación, por ejemplo. Es preferible adelantar o retrasar, en la medida de lo posible, otros cambios a los que tenga que adaptarse.

Según la edad del hermano o hermana mayor debemos darles la noticia adaptándonos a su nivel de comprensión. Para los más peques debemos ofrecerles información más sencilla cuando ya se noten los cambios en la barriga de mamá, por ejemplo. En el caso de los más mayores es posible que sientan más curiosidad por el proceso, que nos realicen preguntas a medida que avanza el embarazo y noten los cambios físicos. Lo ideal es contestar a sus preguntas con naturalidad y con información que puedan entender. A veces pueden incluso acudir a alguna ecografía, ver la imagen en casa con tranquilidad, o incluso participar en la elección del nombre, según las preferencias de las mamis y papis. ¡Hay muchas opciones para dejarles formar parte del proceso!

A la hora que explicarles cómo será la llegada del bebé puede resultar interesante recurrir a cuentos sobre esta temática, adaptados a su edad, o si tenemos conocidos o familiares que tengan bebés o varios peques, pueden ver a través de ejemplos lo que son los bebés y lo que son los hermanitos y hermanitas. De esta forma podrán hacerse una idea con mayor facilidad de lo que supone convertirse en hermanos mayores. Incluso puede ayudar enseñarles fotos de cuando eran bebés y lo que hacían con mamá y papá, si las tenemos.

Cuando se acerque el nacimiento del bebé

Si se van a realizar cambios en la organización de la casa, podemos dejar participar en la medida de lo posible a los hermanos mayores. Según su edad pueden preparar un dibujo para decorar la zona de la cuna del bebé (si se elige esta opción para que duerma), o acudir con mamá y papá a elegir un body, pijama, peluche o algún elemento que tengamos en mente adquirir para su nuevo hermanit@. Se trata de buscar la manera de que participe de forma agradable y adaptada a su edad, utilizando la imaginación podemos conseguirlo, incluso en el caso de herman@s que se lleven poco tiempo.

Es un buen momento para irles explicando que cuando nazca el bebé, mamá estará unos días fuera y que no les coja por sorpresa llegado el momento. Si son mayores y saben expresarse puede que tengan preocupaciones que debemos escuchar y tratar de responder ofreciéndoles tranquilidad, si sabemos que durante ese tiempo estarán con papá o con un abuel@, ti@, etc. Puede ayudarles saber que contarán con esa persona de confianza.

Si van a visitar a mamá al hospital y a conocer a su nuevo hermanit@, pueden aprovechar la espera para realizarle un dibujo, por ejemplo. Si prefieren esperar jugando o realizando actividades que no tengan relación con el nacimiento, tampoco debemos obligarlos a preparar nada para llevar al hospital. Cada familia conoce las preferencias de sus peques y cómo ayudarle a llevar mejor el cambio.

hermanos mayores

Después del nacimiento del bebé, en el hospital

En la visita o visitas al hospital (si se realizan), puede ser buena idea que mamá tenga un detalle preparado para el hermano mayor. Un cuento de alguna temática que le guste y que puedan disfrutar juntos, un detallito que le haga ilusión… y si el también preparó algo para su mamá o para el bebé sería un buen momento para que nos lo enseñe.

Aprovechar esta visita para que, aunque mamá se encuentre con el bebé en brazos, pueda hablar con el herman@ mayor que le explique qué hizo mientras esperaba, que le haga preguntas si tiene alguna curiosidad relacionada con el bebé o que le hable de cosas que no están relacionadas. No debemos darle importancia si al principio tiene poco interés por el bebé, cada peque reacciona de una manera y puede tener muchas más ganas de compartir cosas con su mamá que de hablar del bebé.

Los primeros días en casa con el bebé

En casa podemos dejar a los hermanos mayores ayudar en los cuidados del bebé según sus capacidades y su interés. Puede acercarnos un body o un pañal, abrir el agua caliente para preparar el baño o lo que surja y pueda realizar, siempre sin que lo vea como una obligación.

Es importante que en la medida de lo posible las mamis y papis pidan a las visitas con las que el herman@ mayor tiene más confianza, que se centren en prestarle atención y le hagan sentirse protagonista presentándoles a su hermanit@, por ejemplo. Muchas veces con la ilusión de conocer al bebé pueden no darse cuenta de que el mayor necesita atención, y con este tipo de detalles le ayudarán a adaptarse a la nueva situación y vivirla con ilusión sin sentirse desplazad@.

Toda la familia tendrá que adaptarse a los cambios

Los primeros días en casa pueden ser algo caóticos y estresantes, ya que se cuenta con un nuevo miembro al que debemos conocer todos y dejar que nos conozca. Lo mejor es la calma y disfrutar del momento, tratando de no agobiarse y aprovechando los trucos que nos puedan servir de la experiencia previa para que resulte más fácil.

Cuando se sientan capaces, tanto la mamá como el papá pueden intentar buscar ratitos para hacer alguna actividad a solas con los hermanos mayores, como leer un cuento o alguna actividad que la mamá pueda realizar mientras se recupera.

Es importante intentar (en la medida de lo posible y sin estresarse), mantener las rutinas del herman@ mayor y ser conscientes de que aunque hayamos realizado actividades para facilitar su adaptación, pueden producirse retrocesos en logros ya adquiridos, como querer volver a usar el chupete o pañal, presentar alteraciones en el sueño o en la alimentación, etc. Debemos darle tiempo para acostumbrarse a tener a su hermanit@ en casa.

Lo principal será la paciencia y adaptarse sobre la marcha a muchas de las situaciones que se puedan producir, con calma y comprensión, a pesar del cansancio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *