Mantener el orden en casa con peques, ¡es posible!

Orden en casa

Mantener el orden en casa, cuando tenemos peques, resulta una tarea que puede resultar complicada e incluso agobiante al no conseguir el objetivo. Para que esto no suceda, lo mejor es plantearse pequeños objetivos diarios, que nos permitan mantener cierto orden e higiene pero que no supongan invertir horas extra que, por norma general, los papis y mamis no tenemos.

Orden en casa: plantearse pequeños objetivos

Una buena idea es plantearse dejar los cubiertos limpios al acabar de usarlos, para que no se acumulen, y barrer el trozo en el que acabamos de comer, por ejemplo. Es una tarea que no supone mucho tiempo y que es más fácil de realizar que barrer en ese momento todas las estancias.

Otra forma de mantener el orden en casa es saber en qué sitio debe guardarse cada cosa, tratando de tener la parte superior de muebles y encimeras lo más despejadas posible. Para conseguir este objetivo resultan de gran ayuda los organizadores de estantes y cajones con separadores, ya que nos permiten tener todo más organizado y clasificado.

Existen numerosas opciones, y muchas podemos comprarlas hechas. Si contamos con un poco de imaginación y ganas de hacer manualidades, especialmente los días de frío y lluvia, podemos crear nuestras soluciones caseras reutilizando envases vacíos, por ejemplo. Puede ser una actividad interesante para pasar la tarde con los peques, fomentando valores como la importancia del reciclaje y hábitos de orden.

¿Cómo conseguir que los peques nos ayuden?

A los peques les encanta jugar a meter y sacar cosas de cajas, y podemos fomentar el que recojan sus juguetes animándolos mediante el juego y aprovechando su interés. Primero recogerán pocos juguetes y, muchas veces, cuando tengan el recipiente lleno volverán a vaciarlo. Pero, poco a poco, estaremos fomentando que en el futuro tengan adquirida la rutina de ordenar los juguetes que utilizan.

Si queremos que los peques puedan colaborar en mantener el orden en casa, resulta muy útil recurrir a cajones, baúles, etc. Que lleguen con facilidad a ellos sin necesitar nuestra ayuda. Las mamás y papás podemos ayudarles a recoger, si vemos que están colaborando. No es necesario exigirles que recojan todo y se les haga aburrido y pierdan el interés; utilizaremos la paciencia y veremos cómo avanzan con el paso del tiempo.

Orden en casa

A medida que van creciendo podemos fomentar que, para cambiar de juguete, antes se debe guardar el anterior. Si no se sienten obligados, el orden en casa acabará suponiendo una forma más de jugar, a los peques les encantará y estaremos fomentando su autonomía, responsabilidad y autoestima, al verse capaces de recoger solitos.

Existen otras tareas en las que los peques pueden colaborar para mantener el orden en casa, ayudarnos a cocinar, dejar su ropa sucia en un cesto, tirar el pañal en la basura, ayudar con la lavadora, etc. Pueden empezar cuando muestren interés, contando con nuestra ayuda si es necesario o adaptando la actividad a sus posibilidades.

Debemos usar nuestra imaginación y fomentar su interés y curiosidad. Por ejemplo, ¿puede un peque de dos o menos años ayudarnos a cocinar? Pues sí, si muestra interés, puede ser una buena idea dejarle participar en la preparación de su comida. Podemos dejarle llevar alguna monda a la basura, teniendo la precaución de no ofrecerle nunca nada que no deba llevarse a la boca, ya que es muy probable que por el camino lo pruebe. También tendremos controlado el contenido de la basura.

Debemos fomentar su interés y curiosidad

A medida que los peques crezcan podrán colaborar realizando más actividades en la cocina. Amasar si hacemos un pastel o pizza, ayudarnos a repartir ingredientes, poner la mesa, etc. En ocasiones puede parecernos que nos lleva mucho tiempo si les dejamos participar, que se manchan mucho más, etc. Esto se evita si planificamos algunas actividades con las que se suele manchar más para el fin de semana o vacaciones, y buscamos opciones más rápidas para los días en los que estamos más apurados.

Las mamis y papis debemos planteárnoslo como una actividad en familia que les ayudarán a los peques a adquirir hábitos de alimentación saludable y a que tengan más ganas de probar alimentos, ya que han estado participando en esa receta. Además, trabajarán la motricidad fina, la coordinación óculo-manual y será una experiencia muy enriquecedora.

Dejarles colaborar en tareas relacionadas con la ropa puede servirnos para que, además de ayudarnos, aprendan a diferenciar colores, texturas, tipos de prendas, diferentes tamaños, etc. De esta manera estarán trabajando la clasificación y la comparación, por ejemplo.

Mantener el orden en casa es mucho más apetecible si se hace de forma lúdica, aprovechando el interés de los peques y dejándoles participar desde que muestran curiosidad. Este reto pone a prueba nuestra imaginación y creatividad, pasando del agobio del desorden a descubrir la ventaja de utilizar las tareas domésticas como un recurso educativo disponible en todas las casas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *