Disfraz infantil: potenciando la imaginación de los niños

Disfraz infantil

Cualquier ocasión es perfecta para disfrazarse, a los peques les encanta y las mamis y papis podemos aprovechar para unirnos al juego y pasar un rato lúdico. El disfraz infantil aporta mucho más que diversión, gracias a su uso se desarrollan diferentes habilidades y se realizan muchos aprendizajes de forma muy motivante.

Fomentan la imaginación y la creatividad de los peques. Desde el momento en que empiezan a pensar de qué se quieren disfrazar, hasta llegar a jugar.

Los adultos podemos ayudarles a desarrollar más aún estas habilidades dejándoles participar en la elección del traje, teniendo en cuenta sus preferencias y siendo flexibles a la hora de que se disfracen. A veces nos sorprenderán completando el look con lo que se les ocurra, un peluche o algún objeto que encuentren por casa y les parezca perfecto para su disfraz infantil, por ejemplo. También es habitual ver a los peques mezclando elementos de diferentes disfraces ya que su imaginación no tiene límites.

Sirven para desarrollar habilidades sociales, cuando se disfrazan con otros peques o para acudir a una fiesta por ejemplo. Además, son un recurso muy recomendable a la hora de trabajar las emociones, ya que al representar al personaje del que van disfrazados puede resultarles más fácil expresar sentimientos y experimentar realizando nuevas acciones que no se atreverían en su día a día.

Son un material que puede ayudarles a mejorar su autoestima y superar la vergüenza a realizar diferentes actividades, por ejemplo bailar con los otros peques.

La importancia de elegir bien el disfraz infantil

Dependiendo del tipo de disfraz infantil elegido y para qué ocasión se utilicen pueden servirnos para que los peques aprendan, por ejemplo, hábitos saludables si están representando personal sanitario, conceptos de educación vial si se disfrazan de policía o taxista, conceptos históricos a través de personajes de otras épocas, descubran otras culturas con costumbres diferentes a las nuestras…

Disfraz infantil
Disfraz infantil

Todas estas ocasiones de juego fomentan el desarrollo de su vocabulario, ampliándolo gracias a los conceptos que les aportamos los adultos y que utilizarán representando a sus personajes. Además, permiten liberar tensiones y fomentan la empatía pudiendo ver y experimentar la realidad desde otro punto de vista.

Durante el proceso de colocarse el disfraz se trabaja la motricidad fina al abrochar botones, subir y bajar cremalleras, atar cordones etc y durante su uso se experimenta con la motricidad gruesa, ya que los peques mantendrán el equilibrio, correrán, etc disfrazados.

Son un recurso muy completo que, como hemos visto, no solo aportan diversión a los peques sino que les aportan múltiples ventajas.

El disfraz infantil no puede ser una imposición

Existen muchísimas ocasiones en las que utilizarlos, por lo que si algún peque no quiere disfrazarse debemos respetarlo y ofrecerle la posibilidad en otro momento. Nunca debe ser una obligación, ya que se perderían los efectos positivos porque no disfrutaría utilizándolo. Nuestro papel es animarlo y presentarle el juego de forma atractiva o incluso dejándole participar sin disfrazarse, ayudando a otros peques a elaborar su traje, con el maquillaje etc en cualquier momento, sin pensarselo, se unirá al juego creando su propio personaje.

Podemos disfrazarnos para acudir a una fiesta de disfraces, para celebrar el Halloween o Samaín, en carnavales, cumpleaños, navidades, o cualquier tarde en casa aprovechando los días de lluvia, etc. Pasaremos un rato muy divertido disfrutando de todas las ventajas que nos aporta este tipo de juego, tanto a los peques como a los adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *