Cuentos tradicionales para peques: ¿adecuados o es mejor adaptarlos?

Cuentos tradicionales

Cuando los papis y mamis pensamos en buscar cuentos para nuestros peques, es muy probable que se nos vengan a la mente los cuentos tradicionales. Los que nos leían o contaban de pequeños y que, en la mayoría de los casos, no nos paramos a analizar si eran o no adecuados.

Si los tenemos a nuestro alcance o los conseguimos de alguna manera, y empezamos a contárselos a nuestros peques, es muy probable que haya partes que les cambiemos o que intentemos saltarnos, porque no nos parecen adecuadas para su edad.

Algunos cuentos tradicionales transmiten valores que seguimos considerando positivos como la amistad, la importancia de trabajar en equipo, etc. Pero también presentan valores que no queremos fomentar actualmente, como la violencia o el sexismo, por ejemplo. Todo esto a pesar de estar adaptados, ya que las versiones originales fueron modificándose con el paso del tiempo, al considerarse que algunos detalles de la historia eran inadecuados para los más pequeños.

Debemos tener en cuenta que los cuentos tradicionales, fueron escritos hace tiempo y tenían un fin concreto: preparar a los peques para enfrentarse a los peligros y adaptarse a la la sociedad de su época.

Hoy en día no tenemos la necesidad de asustar a nuestros peques con la idea del lobo feroz, por ejemplo. Contamos con opciones más actuales en las que el lobo deja de ser siempre el malo. La sociedad ha ido avanzando y nuestras princesas ya no necesitan un príncipe que las rescate, sino que son independientes y pueden enfrentarse ellas mismas a sus problemas.

Actualmente buscamos contenidos para nuestros peques donde no se fomente la violencia, las desigualdades o el sexismo. La belleza no es indispensable para lograr nuestros objetivos; se valora el esfuerzo, la inteligencia y las ganas de conseguir nuestras metas, sin esperar a que venga un ser mágico o un príncipe para alcanzarlas.

¿Cuándo ofrecer cuentos tradicionales a nuestros peques?

Tenemos varias opciones. Plantearnos que nuestros peques no conozcan esos cuentos tradicionales o proponerles versiones de ellos modificadas, para que encajen con los valores actuales que queremos transmitirles.

Los cuentos tradicionales pueden ser contados a los peques adaptándolos a su edad, pero sin prisas.

En un primer momento, cuando los peques están empezando a descubrir los cuentos, resultan más adecuados cuentos más actuales que son más sencillos, en los que lo realmente importante son las ilustraciones, sonidos, colores, texturas, pestañas para que exploren, etc.

Los cuentos tradicionales suelen ser historias relativamente largas… Un peque menor de 3, 4 o incluso 5 años, puede aburrirse fácilmente si se alarga demasiado la historia. Así que o le ofrecemos alternativas y dejamos los cuentos tradicionales para más adelante, o se los contamos muy brevemente y de forma que les resulte lúdica y amena.

Cuentos tradicionales

¿Se puede contar un cuento tradicional a un niño de 1 a 3 años?

Sí, pero muy adaptado. Utilizando “La cenicienta” como ejemplo, podemos centrarnos en la parte del hada madrina, que para realizar el encantamiento deba agitar la varita, y que el peque agite su varita moviendo las manos. Que el encantamiento acaba a las 12 y hacer sonar el reloj de la torre, y darle importancia a los zapatitos de cristal, ya que les llama la atención a esta edad la ropa y el calzado en los pies. No es recomendable entrar en detalles como el porqué acabó Cenicienta viviendo con las hermanastras o la madrastra, ni es necesario centrarse en la importancia de conseguir que el príncipe se fije en ella por ser la más guapa y delgada de la fiesta. El objetivo es casarse para ser muy felices, no por su belleza. Por poner algunos ejemplos, sin entrar a analizarlo detalladamente.

A no ser que tengamos un interés especial en que nuestros peques conozcan algún cuento tradicional en concreto, por el motivo que sea, puede resultar más adecuado ofrecerles cuentos más actuales adaptados a su edad. Existen infinitas opciones con casi cualquier temática que nos podamos imaginar y podemos esperar a que sean más mayores, a partir de los 6 años por ejemplo, para ofrecerles los cuentos tradicionales.

En las escuelas suelen trabajarse los cuentos tradicionales de diferentes formas según las edades del alumnado, ofreciéndoles versiones adaptadas o fomentando que las adapten ellos.

Cuando se le cuentan cuentos tradicionales a los peques de 5 o 6 años, se pueden buscar versiones actualizadas, que cambian la historia con respecto a la que conocíamos las mamis y papis. También se les puede contar la misma historia y dejar que sean los peques los que las adapten como quieran, al representarla ellos mismos. En caso que queramos que se fijen en algún aspecto en concreto, podemos hacerles preguntas que les inviten a pensar en alternativas, etc. ¡Tenemos que ser más originales!

¿Qué debemos hacer las mamis y papis con los cuentos tradicionales?

Si en algún momento alguien le regala un cuento tradicional a nuestros peques, que de entrada no nos convence, podemos mirarlo utilizando nuestra imaginación y viendo si podemos aprovechar algo de él, como las ilustraciones (adaptando la historia). También podemos guardarlo para ofrecérselo cuando consideremos que está preparado para entenderlo.

Las mamis y papis podemos optar por buscar la manera de hacerles adaptaciones sobre la marcha, o en el caso de peques que ya saben leer, podemos ofrecerles los cuentos tradicionales que leiamos nosotros y cuentos más actuales con los que automáticamente se contrarresten los valores negativos que puedan fomentarse en unos y se fomenten los valores positivos adaptados a la actualidad. Por ejemplo, si en los cuentos tradicionales que les ofrecemos la princesa siempre espera a ser rescatada por un príncipe, sin tomar decisiones ni participar ante los problemas, podemos contrarrestarlo con otros cuentos en los que la princesa sea independiente y no necesite ser salvada.

Los cuentos son un recurso educativo que permite trabajar multitud de aspectos con nuestros peques, entre los que destacan la adquisición de vocabulario, desarrollar el interés y el gusto por la lectura, la memoria y la concentración, etc. Según la temática elegida nos ofrecen la oportunidad de tratar de una forma lúdica, que a los peques les encanta, un montón de temas relacionados con su día a día.

Queremos que nuestros peques interioricen valores positivos, fomentar su autoestima, entender la diversidad como algo enriquecedor y positivo, evitar la normalización de la violencia o el sexismo… y que sean un recurso educativo con el que puedan aprender mientras se divierten, por lo que debemos analizar los contenidos que les ofrecemos en función de su edad.

Nosotros hemos creado nuestra propia versión de un cuento tradicional, puedes verla en este vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *