¿Cómo conseguir que los niños coman sus verduras?

Los niños coman sus verduras

Que los niños coman sus verduras puede ser una auténtica odisea. Mientras que algunos niños no tienen problemas, otros reniegan de las verduras en sus dietas. Cada papá o mamá tiene su propia estrategia a la hora de conseguir que sus peques coman la verdura. Algunos plantan y cuidan de las verduras de un pequeño huerto para animar a sus hijos e hijas. Otros utilizan el método de que no se levanten de la mesa hasta terminar el plato. En ningún caso recomendamos obligarlos, pues asocian las verduras con algo negativo y o traumático.

Se han publicado varios estudios sobre cómo conseguir que los niños coman sus verduras. Una investigación de la revista Psychological Science, de la Asociación de Ciencias Psicológicas, asegura que el truco es no mentirles u obligarlos. Mientras que ocultar las verduras en la comida es un método para ampliar el consumo… podemos decir que no solucionará el problema de que los niños coman sus verduras voluntariamente.

Que las niñas y niños coman sus verduras animándoles

Plantearles y explicarles a los peques por qué es bueno comer verduras, hace que ellos y ellas coman más. Sarah Gripshover y Ellen Markman, de la Universidad de Stanford, son las responsables del estudio. Pensaron que los peques podían ciertamente comprender un enfoque más conceptual de la nutrición. Incluso aunque tengan muy pocos años. Por tanto, realizaron un estudio para probarlo.

La principal ventaja de este método es que los peques, en dicha edad, tienen curiosidad natural. Quieren entender por qué y cómo funcionan las cosas, y nuestro papel es simplificar la explicación. Los investigadores realizaron cinco libros de cuentos para niños y niñas. En ellos se explicaban conceptos básicos y simplificados de la nutrición. Entre otros temas la digestión, las categorías de alimentos o los nutrientes.

Hicieron que los libros fueran leídos en aulas de preescolar durante 3 meses. Otras aulas de control simplemente utilizaban el mismo tiempo para tomar sus bocadillos. Más tarde los peques fueron preguntados sobre asuntos de la nutrición. Los niños y niñas que habían leído los libros comprendían mejor que los alimentos tienen nutrientes. También comprendían que estos nutrientes son importantes para nuestro cuerpo.

Los niños coman sus verduras
Que los niños coman sus verduras

La realidad simplificada aumentó el consumo de verduras

Parece que el mejor método para hacer que los niños coman sus verduras es explicarles sus beneficios. Además de comprender el funcionamiento básico de la nutrición, estos niños duplicaron su ingesta de verduras voluntariamente. El consumo de verduras del grupo de control se mantuvo totalmente idéntico.

Cuando los investigadores centraron sus esfuerzos en la enseñanza, en el disfrute de una alimentación saludable, los niños también aumentaron el consumo de verduras. Otra clave importante es convertir en un juego la prueba de nuevos alimentos. Obviamente se necesitan más estudios para comprobar si la intervención conceptual es eficaz a largo plazo. Pero los datos conseguidos fueron muy relevantes.

¿Por qué es malo obligar a los peques a comer?

Este tema es tan extenso que, sin duda, daría para otro artículo. Hacer que los niños coman sus verduras, sean tus hijas o sus amigas, es muy negativo. Entre otros problemas, aumentamos la cantidad de alimentos y comen más de lo que necesitan. Si no comen verduras, pescado u otro alimento, no pasa nada. Un niño o una niña transcurre por diferentes etapas nutricionales.

Al año y medio de vida empiezan a decir que no. No quieren algunos alimentos que incluso antes sí probaban o comían. A los 8 años sólo les gusta la pasta, las patatas fritas, el pollo y los dulces. Es totalmente natural que no gusten de comer acelgas, aunque obviamente algunos sí lo hacen. Hacia la adolescencia vuelven a cambiar y comen más o menos de todo, incluyendo pescado y verduras. También vuelven a probar todo tipo de alimentos nuevos.

¿Sabes preparar a los peques para la vuelta al cole? Aquí te lo explicamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *