Cómo crear una zona de estudio perfecta para los escolares

Zona de estudio

Libros, carpetas y papeles esparcidos por toda la casa; la fecha que inicia la vuelta al cole ha llegado y con ella también los motivos para madrugar. Es importante que los más peques de casa tengan una zona de estudio donde poder estar concentrados y absorber todos los conocimientos que se aprenden durante todo el año en clase. Es necesario si quieres que tus hijos tengan éxito en sus notas a final de curso.

Nuestros padres siempre nos han dicho que si nos esforzamos y aprobamos las notas escolares tendremos éxito en la vida. Un sabio consejo… Si ahora eres papá o mamá quieres que tus peques también sientan pasión por el aprendizaje. ¿Cómo puedo animar a mi peque para que estudie? La mejor solución es habilitar una zona de estudio en tu casa, un área que animará y facilitará la realización de sus tareas.

La regla más importante para habilitar una zona de estudio: la ubicación

La sala de estar, comedor o cocina no son las mejores zonas de estudio para los peques. Se distraen fácilmente con la televisión o cualquier otro ruido que les saque de su debida concentración para hacer los deberes. Y aunque se sienten cómodos en las salas comunes, porque saben que estás cerca y pueden preguntar cualquier duda, no hay razón por la que no se pueda crear una zona de estudio apta para sus tareas.

Si el espacio lo permite, una mesa pequeña y una silla cerca de la zona común puede ofrecer un poco de privacidad y concentración a los peques. De este modo siempre puedes revisar si está haciendo sus deberes y estar pendiente de si necesita ayuda. Pero si tu peque debe estudiar y realizar tareas más complicadas, puede ser el momento perfecto para personalizar una zona de estudio con las pautas que te comentamos a continuación.

Zona de estudio
Zona de estudio

Consejos para crear una zona de estudio perfecta

Debes tratar de encontrar un lugar tranquilo, lejos de la televisión y otras distracciones. Hacer una zona de estudio personalizada con sus colores favoritos puede ayudar a que los peques asocien el estudio con algo divertido. También puedes proporcionarles un buen escritorio, silla y espacio para sus libros y otros materiales escolares que utilicen regularmente.

Comprar compartimientos y cajas de almacenamiento, a la larga, pueden convertirse en herramientas útiles para mantener siempre el orden y saber dónde dejan su material escolar. Es importante que la zona de estudio se mantenga siempre organizada. De lo contrario, siempre habrá una excusa o entretenimiento que saque a los peques de sus estudios.

Por último, aconsejamos que la zona de estudio sea tan divertida y positiva como se pueda; el año escolar es muy largo y los peques pasan horas haciendo sus deberes y estudiando. Cuánto más a gusto estén en su zona de estudio, más rendirán en sus materias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *