Los accidentes infantiles más comunes en el hogar e ideas para evitarlos

Los accidentes infantiles

Los accidentes infantiles son muy habituales en el hogar y muchos de ellos se pueden evitar fácilmente, teniendo en cuenta una serie de precauciones.

Cuando nos convertimos en mamis y papis debemos plantearnos comprobar si nuestro hogar está preparado para evitar accidentes infantiles, o si debemos realizar adaptaciones o cambios en él antes de que nuestros peques gateen y empiecen a desplazarse de forma autónoma.

Según la edad de los peques las necesidades varían. Con un menor de 3 años en casa hay que tener especial cuidado con alejar de su alcance objetos pequeños que podría ingerir, ya que es una etapa en la que llevan todo a la boca. Una buena idea puede ser ponernos en su lugar y realizar un recorrido con atención, buscando los posibles elementos peligrosos. Sí, a gatas, así nos aproximaremos más a su altura.

Para evitar los accidentes infantiles podemos realizar las adaptaciones con tiempo

A medida que van creciendo podemos ir realizando todas las adaptaciones para evitar los accidentes infantiles. Poco a poco, aprovechando los primeros meses en los que no realizan desplazamientos de forma autónoma. Es importante proteger los enchufes, debido al peligro que suponen y lo mucho que suelen atraerles en cuanto son capaces de llegar a ellos. Los cajones y las puertas pueden causar moratones o cortes en los dedos, por lo que es recomendable utilizar sistemas que impidan su apertura -en el caso de los cajones- o que impidan su cierre -en el caso de las puertas-. Existen numerosas opciones que se adaptan a todas las necesidades y gustos.

Los muebles que no suelen estar fijados a las paredes en muchos hogares pueden ser un peligro, en el momento en que los peques crecen y pueden sentir la curiosidad de comprobar qué se encuentra en su parte superior, trepando por ellos. De no estar bien sujetos, pueden provocar importantes daños que son fácilmente evitables. En un simple fin de semana podemos evitar los accidentes infantiles haciendo unos agujeros y colocando fijaciones en ellos.

Otro peligro potencial son los productos de limpieza que se encuentran en todas nuestras casas. Debemos asegurarnos de que se encuentran fuera de su alcance, igual que sucede con los medicamentos y elementos como tijeras y cuchillos que supongan un riesgo de lesiones.

Si tenemos escaleras podemos proteger a nuestros peques usando barreras diseñadas para que no puedan acceder a ellas sin vigilancia, evitando caídas y sus posibles consecuencias.

Accidentes infantiles

También debemos tener especial cuidado con lo que depositamos en la basura si está al alcance de los peques. Hay que tener en cuenta que no deben acceder a productos pequeños o peligrosos, por lo que si colaboran en las tareas de casa y participan depositando cosas en la basura, cuando tengamos que deshacernos de algo que no sea adecuado para su alcance lo guardaremos en otro lugar hasta el momento de llevarlo al contenedor.

Es importante tener cuidado con los alimentos que se ofrecen a los peques, ya que según su edad y su capacidad para masticar, existen algunos como los frutos secos, por ejemplo, que se deben evitar los primeros años de vida. Debemos seguir las recomendaciones de edad a la hora de ofrecerles juguetes, ya que tienen en cuenta el riesgo por piezas pequeñas, por ejemplo.

Cuando los peques empiezan a andar es importante tener cuidado con las esquinas de los muebles. A medida que crecen tenemos que controlar el acceso a las ventanas, ya que tardarán un tiempo en entender las consecuencias de asomarse a una ventana o balcón. Debemos evitar objetos que puedan acercar a ellas o que les sirvan para subirse y llegar al sistema de apertura; en algunos casos puede ser recomendable utilizar sistemas de cierre adicionales.

Cuando los peques acuden a casa de familiares o amigos que no tengan sus hogares adaptados, prestaremos especial atención vigilándolos en todo momento, ya que en un despiste pueden tocar el cristal del horno que esta funcionando, o un radiador caliente y quemarse, por ejemplo.

Cada familia tiene sus trucos para proteger a sus peques

Estas son algunas ideas de cómo empezar a adaptar nuestros hogares cuando tenemos peques en casa. Para más información, los propios pediatras o los profes, por ejemplo, pueden ayudarnos y ofrecernos recomendaciones. Lo que mejor nos funcionará es el sentido común y estar atentos, anticipándonos en la medida de lo posible. Las mamis y papis debemos estar atentos para evitar los espacios o productos peligrosos para nuestros peques, teniendo en cuenta sus intereses y curiosidades ya que hay elementos que les llaman más la atención a unos que a otros.

Gracias a estas precauciones podremos ahorrarnos más de un susto, ya que en cuanto los peques tienen capacidad para explorar, su imaginación no tiene límites y no conocen el riesgo. Si queréis compartir más ideas de peligros a evitar en el hogar con nosotros, estaremos encantados de leerlas. ¡Podéis ayudar a otras familias a proteger a sus peques compartiendo vuestros trucos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *